Las instantáneas del recuerdo

Un escenario internacional como Madrid acoge por primera vez la mirada analógica de Kapuscinski  y expone durante estos días en el Matadero, una pequeña muestra de las 10.000 fotografías encontradas en el archivo privado del periodista. “El Ocaso del Imperio”, nombre que lleva por título la exposición, conforma una oportunidad única para adentrarse en una faceta poco conocida del reportero y  descubrir las entrañas del Imperio Ruso a través del realismo de sus instantáneas hechas con una Zorki (una copia de la Leica rusa). Cada una de las fotografías que integran esta excepcional recopilación data del periodo 1989-1991 que tras el fallido “golpe de  agosto” muestran  la cara más amarga de la Unión Soviética. Una Unión Soviética que no se transforma tan deprisa como parece sino que tiene sus constantes, entre las cuales destaca la profunda pobreza de la sociedad rusa. Kapuscinski recorrió 70.000 kilómetros en busca de la fotografía perfecta en donde  él mismo aseguró; “Viví inviernos muy crudos y veranos muy calurosos, condiciones en los que la mera supervivencia física, representaba un problema”. Tal y como afirma Gonzalo, coordinador de la Casa del Lector y encargado de las exposiciones que en ella figuran, la singularidad que poseen estas instantáneas es la intención previa del autor a la hora de publicarlas. El periodista seleccionó de forma personal las fotografías para que fueran expuestas posteriormente, así como las perspectivas y encuadres de las mismas para guardarlas y favorecer a una conservación que se perpetuó en el tiempo. El fallecimiento de Kapuscinski se produce en el año 2007, por lo que el legado y el interés cultural que este archivo supone son de un valor incalculable. A lo largo de un viaje cargado de sensaciones, los visitantes que estas semanas caminen por el Ocaso del Imperio se toparán  con la calidad artística y el objetivo de una mirada que capta a la perfección la esencia de la naturaleza humana. Miradas de niños que viven realidades extrañas. Cementerios significativos. Madres cuya expresividad refleja la angustia del hambre. Revolucionarios en busca de un sentimiento puro de libertad. Miedo. El autor juega con la memoria y el corazón mostrándonos a través de las imágenes el trabajo tan necesario que lleva a cabo a la denuncia social del fotoperiodismo. La exposición nos refleja un pedacito eterno de la historia y finaliza  el 2 de Junio, por lo que los interesados tendrán tiempo de sobra para visitar una de las caras más  desconocidas pero quizá una de las bellas del periodista polaco cuya cita sobre la esencia de la fotografía resume a la perfección el epicentro de sus instantáneas y la curiosidad de su alma: “Cada fotografía es un recuerdo y a la vez no hay nada que nos haga más conscientes de la fragilidad del tiempo, de su naturaleza perecedera y efímera que la fotografía”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s